Carteles en el mobiliario urbano en primer plano. Al fondo la fachada de un local plagada.

Hace diez días se iniciaba la campaña electoral de las elecciones generales con la tradicional pegada de carteles. Desde el Ayuntamiento se habilitan espacios, como es obligatorio, para la pegada de carteles y así mantener un orden que no empañe la imagen de la ciudad.

Sin embargo, estos días se puede observar en la villa cientos de carteles de IU y Podemos fuera de los lugares oficiales. Hay carteles de estos partidos en fachadas de edificios, mobiliario urbano y bajos comerciales, lo que produce un malestar en los propietarios de los inmuebles que ven como está actitud se les ocasionan un perjuicio, con el correspondiente gasto en limpieza.

No es la primera vez que estos partidos actúan de esta manera sin avenirse a la ley electoral y ordenanzas municipales. En las elecciones municipales y autonómicas del pasado mes de mayo también se pudo ver la ciudad empapelada con sus carteles sin valorar los daños que podía causar.