El concejal del grupo municipal de Ciudadanos, Rubén Pérez Carcedo, planteará en la comisión de Hacienda del próximo jueves la necesidad de desbloquear la situación de la casa Paquet y alcanzar algún tipo de acuerdo con los propietarios que posibilite la finalización de las obras.

En este sentido, recordó que el Ayuntamiento suscribió un peculiar contrato de arrendamiento de este inmueble por el que se hacía cargo de las obras de remodelación y acondicionamiento del mismo por un importe máximo de 620.000 euros, teniendo que hacerse cargo el arrendador de las obras que estuvieran por encima de esa cantidad. Además, el Ayuntamiento abonaba desde la firma del contrato una renta anual de 21.000 euros, a pesar de que el edificio necesitaba unas importantes obras para poder entrar en funcionamiento.

“Bien es cierto que el contrato de arrendamiento es un tanto atípico y ha sido lesivo para los intereses municipales: se pagaba la renta desde el primer día y el arrendatario se encargaba del coste de las obras, cuando lo habitual en estos casos es el establecimiento de un período de carencia. Pero en todo caso, el Ayuntamiento ha cumplido y ha ejecutado su parte, además, de llevar abonando la renta desde marzo de 2016”, explicó, Pérez Carcedo, reclamando una solución que posibilite la finalización de las obras y que este equipamiento pueda amueblarse y entrar en funcionamiento lo antes posible.

A su juicio, hay varias soluciones posibles. La más sencilla sería que el propietario del inmueble, el Instituto Catequista Dolores Sopeña, asuma las obras que quedan por ejecutarse, “un compromiso que se podría desprender de la interpretación del propio contrato, y que la concejala de Hacienda debe aclararnos porque el arrendador se niega a ejecutarlo”.

Aún así, apuntó otras dos alternativas que podrían facilitar un posible acuerdo con el arrendador: que las ejecute el Ayuntamiento a su cargo, estableciéndole un calendario y fraccionamiento de los pagos, o, una mucho más sencilla, como sería modificar el contrato de arrendamiento para incluir un período de carencia por el importe total de las obras pendientes que realizaría el propio Ayuntamiento.

Otras medidas como acudir a los tribunales para forzar el cumplimiento del contrato o iniciar los trámites para su resolución con la consiguiente indemnización al Ayuntamiento no son contempladas por la formación naranja, ya que a su juicio no harían más que empantanar el problema.

“Instamos al Gobierno a que busque una solución dialogada con los arrendadores, se han invertido ya más de 600.000 euros y tan sólo quedan por ejecutar unas obras menores. Gijón necesita de un albergue de peregrinos y una oficina de información turística dignos, y, sin duda, la casa Paquet reúne las características necesarias para ello”, concluyó.