El concejal del grupo municipal de Ciudadanos, Rubén Pérez Carcedo, reclamará mañana en la comisión de Urbanismo una fecha cierta para el arranque de las obras de la Residencia Universitaria, toda una vez que las obras no han comenzado y, según el cronograma que la empresa presentó el pasado mes de agosto para que se le pudiera conceder la última prorroga, ya deberían haber comenzado los primeros trabajos relacionados con las excavaciones y saneamiento del terreno.

En este sentido, recordó que de acuerdo con el contrato la residencia debe estar lista el 3 de octubre de 2020. “Estamos muy preocupados porque quedan ya menos de doces meses y las obras todavía no han comenzado. Por eso, le pedimos al Gobierno Municipal que contacte con la empresa para ver qué está sucediendo, y sepa cuando van a comenzar las obras, si es que, finalmente, van a comenzar. No se le puede otorgar una prorroga in extremis a la empresa y luego desentenderse del proyecto”, señaló Pérez Carcedo.

Además, se mostró muy escéptico con el cumplimiento por parte de la empresa. “Espero estar equivocado, pero vemos como pasan las semanas y las obras no arrancan. Ya dijimos que era un error concederle prorrogas. La realidad es que la empresa cuenta con licencia de obras desde hace dos años y estas nunca comienzan, siempre hay alguna excusa”, se lamentó.

También cuestionó el cronograma de la obra presentado por la empresa para la concesión de la última prorroga, “parece complicado pretender hacer en doce meses lo que antes se iba a hacer en dieciocho, bueno ahora ya en menos de doce, y sin más justificación que la presentación de un mero planning en el que sólo se incluyen trabajos genéricos sin demasiado detalle”, señaló.

Por último, pedirá que, en el caso de confirmarse este nuevo incumplimiento, el Gobierno no le conceda ninguna otra prorroga ni prolongue la fecha prevista para su entrada en funcionamiento, “dejémonos de huidas hacia adelante, y asumamos el fracaso de este proyecto, siempre tenemos otra alternativa que nosotros creemos viable y por la que se debería apostar: habilitar como residencia de estudiantes el antiguo colegio menor de la Universidad Laboral”.

Si bien recordó la necesidad de que para que pueda llevarse a cabo es necesaria la involucración del gobierno del Principado de Asturias, no sólo como titular de este edificio, sino además por ser la Administración que debería ocuparse, junto con la Universidad de asegurar una adecuada dotación de equipamientos a los campus universitarios asturianos.

“La residencia no es un capricho, si no una necesidad para que nuestro campus pueda competir nacional e internacionalmente en la captación de más alumnos y nuevas titulaciones. Su construcción es urgente, prioritaria y algo irrenunciable para nuestra ciudad, y todas las administraciones deberían implicarse”, concluyó.