El PP ha presentado en el Consejo Sectorial de Discapacidad de Gijón una propuesta para la instalación de baños adaptados universales ‘room for change’. Se trata de unos espacios diseñados específicamente para que personas con una gran discapacidad puedan acceder a un baño en condiciones de higiene.

Desde el PP, su responsable en el Consejo de la Discapacidad, Álvaro Martínez Sánchez, señala que en la actualidad, los usuarios que no tiene movilidad (niños y adultos con una discapacidad, personas mayores, etc.) que necesitan utilizar un baño no disponen de ningún espacio público donde puedan hacerlo en condiciones de higiene.

En este sentido, subraya que los baños “adaptados” no son universales y no pueden ser utilizados por grandes discapacitados motóricos, que necesitan una camilla/cambiador.

Esto obliga a realizar el cambio en el suelo (en situaciones de dudosa higiene y dependiendo de la fuerza/destreza y capacidad del cuidador) o en la calle en un banco, afectando gravemente a la dignidad del usuario.

Al no contar con este tipo de recursos, subraya Martínez Sánchez, “se limita gravemente la poca libertad de movimientos y sociabilidad de los usuarios, pues no pueden alejarse de sus domicilios de residencia donde pueden realizar los cambios”. Así, se reduce su asistencia a eventos sociales, actos culturales, eventos deportivos, etc. pues en Gijón no hay espacios que cumplan con estos requisitos.

Desde el PP proponen varias líneas de actuación para solucionar este problema. La primera contempla adaptar la normativa de edificación/construcción/reforma de edificios públicos, incluyendo la obligatoriedad de incluir camillas/cambiadores para adultos, debidamente equipados en los baños para minusválidos.

Otra medida sería requerir que los edificios de gran tamaño/afluencia de personas (centros comerciales, centros deportivos, etc.) incluyan una instalación en la que se disponga de un baño para minusválido universal (incluye camilla/cambiador para adultos y una pequeña grúa sería deseable como mínimo) .

Además, solicitan la reforma de los baños en edificios públicos que incluya la instalación d una camilla.

Por último, propone valorar la posibilidad de adquirir como mobiliario urbano, 3 o 4 instalaciones parejas a los baños públicos (de acceso con tarjeta ciudadana) que ya dispone Gijón. Estos baños estarían certificados con la UNE de accesibilidad universal y permitirían a los usuarios mantener una higiene mínima en condiciones aceptables. Éstas instalaciones funcionan con un sistema llamado EuroKey que permite dar acceso a los baños adaptados similares en todos los países que participan. En la actualidad se estima que se utiliza en más de 6.700 baños adaptados en Europa.

Dado el coste de la instalación de estos espacios, el PP propone empezar con un proyecto piloto.