El Grupo Municipal de Ciudadanos muestra su preocupación sobre la posibilidad de que el Ayuntamiento incumpla la regla de gasto, tal y como ha alertado un informe elaborado recientemente por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal. Esta situación conllevaría la intervención y tutela de las cuentas municipales por parte de la Consejería de Hacienda del Principado de Asturias y la necesidad de elaborar un Plan Económico – Financiero para, en el plazo de un año, cumplir con la misma.

«Si bien es cierto que es algo que no nos coge de sorpresa dado que el año pasado ya se ha estado a punto de incumplir, hay dos circunstancias que han elevado notablemente el riesgo de incumplimiento durante este ejercicio. Por una parte, la baja ejecución presupuestaria del año pasado, nos ha dejado poco margen de maniobra para este año, dado que la regla de gasto no tiene en cuenta los ingresos sino lo realmente gastado el año pasado; y, por otra, la puesta en marcha de programas expansivos de gasto como fue la Renta Social Municipal» señalan desde Ciudadanos. Un programa fue puesto en marcha por el Gobierno de Foro,a instancias de la izquierda, «a pesar de contar con informes desfavorables tanto de los servicios técnicos de la Fundación Municipal de Servicios Sociales como de Intervención Municipal en los que se alertaba del riesgo que este programa tenía para la sostenibilidad financiera del Ayuntamiento y de que originaría el incumplimiento de la Regla de Gasto, posibilidad ahora corroborada por la AIREF», recuerdan desde la formación naranja.
Ante esta situación, desde Ciudadanos cree que «el Ayuntamiento debe realizar una política de contención del gasto público, especialmente de los gastos corrientes, y debería replantearse la puesta en marcha de la segunda convocatoria de la Renta Social Municipal, dados los efectos negativos que este programa está teniendo sobre las cuentas municipales».
La formación también muestra su preocupación por «la reducción en más del 62% del superávit municipal en tan sólo un año, algo que no hace otra cosa que corroborar nuestra demanda de contención del gasto público municipal que se ha disparado en el último año, y no precisamente para invertir más, para así tener que evitar incrementar la carga fiscal que soportamos los ciudadanos y empresas de Gijón».