Un hombre está acusado de maltratar a una perra a la que dejo al borde de la muerte, y la cual no hubiese sobrevivido de no ser por la intervención de la Policía, lo que permitió que fuese atendida por el veterinario. La Fiscalía de Área de Gijón solicita la condena de nueve meses para él. La vista oral está señalada para este miércoles en el Juzgado de lo Penal número 3 de Gijón.

Los hechos tuvieron lugar el 1 de abril de 2015. Fueron repetidos aullidos de dolor del animal y distintos ruidos que se escuchaban en la vivienda lo que hicieron que el vecindario llamara a la Policía. Los agentes que acudieron al inmueble vieron al animal muy asustado y con sangre en una pata. Según el fiscal, las heridas «fueron causadas por el acusado, quien llegó a utilizar objetos contundentes para golpear al animal, generando en la perra no sólo lesiones físicas, sino psíquicas, consistentes en pánico y temor».La perra, de nombre Claire había sido adoptada unas semanas antes la perrera municipal de Serín.