El portavoz del Grupo Municipal Socialista, José María Pérez, ha manifestado este lunes su preocupación porque hay un “evidente desajuste entre la situación de la ciudad que describe el proyecto de presupuestos presentado por FORO y la realidad que la ciudadanía vive cada día”, es decir, un desajuste entre las propuestas del gobierno municipal y los recursos que asignados para abordar las necesidades de los ciudadanos.

Pérez, acompañado por los concejales Marina Pineda y José Ramón García, ha mantenido esta mañana una reunión con representantes de 20 entidades sociales de la ciudad, que les han traslado la realidad que viven en el día a día de la ciudad. El portavoz socialista ha señalado que, en el ámbito social, el desajuste tiene que ver con una desconexión entre el gobierno municipal y la realidad social de Gijón, que según él, se plasma en su incapacidad para colocar los recursos en las partidas adecuadas y en la desatención de otras como a la teleasistencia, la ayuda a domicilio o programas relacionados con la dependencia o el consumo de drogas. Las necesidades en este sentido han crecido, ha asegurado, sin embargo las partidas destinadas a cubrirlos no. También ha explicado que “falta una visión global del presupuesto” porque se atiende lo social pesando únicamente en la Fundación de Servicios Sociales, desatendiendo por ejemplo el empleo, como es el caso del programa de empleo para mayores de 54 años, o reduciendo los recursos reflejados en el pacto de concertación, firmado con sindicatos y empresarios.

Por todo ello ha hecho hincapié en la necesidad de realizar una revisión en profundidad del proyecto que se ha puesto sobre la mesa, vinculando los programas sociales a los de empleo y formación, y atendiendo las necesidades relacionadas con las personas en riesgo de exclusión social. Cuestiones, ha dicho, que no están suficientemente reflejadas en el proyecto presentado por Foro. En este sentido ha puesto como ejemplo el caso de una persona en riesgo de exclusión social, cuya situación está estrechamente relacionada con la falta de empleo, lo cual le generará además problemas de vivienda y, en muchos casos, con hijos a su cargo, también aparecerán problemas con la educación de éstos. Por todo ello, ha dicho, «es tan importante tener una visión global de los problemas».

Por último ha añadido que las previsiones del cierre presupuestario del ejercicio de 2016 vuelven a ser malas, ya que se está ejecutando el presupuesto en la “tónica negativa de otros años”, lo que condiciona el gasto real de cara a 2017, como ya ha sucedido en ejercicios anteriores.