La Policía Nacional ha arrestado a un varón de 23 años tras ser sorprendido en el interior del almacén de un establecimiento del centro de Gijón. La responsable del negoció se encontró la puerta del almacén abierta. Cuando miró en su interior observó a un individuo interior alumbrando con el teléfono móvil. El intruso reconoció ante la policía que había entrado para llevarse algo de valor. Al no faltar nada la encargada del establecimiento no quiso interponer denuncia. Sí la ha presentado el presidente de la comunidad de propietarios, al ser un almacén compartido, debido a las daños materiales generado por violentar la puerta. El hombre no cuenta con antecedentes en su historial y ha sido puesto en libertad. Tendrá que personarse en el juzgado cuando sea requerida su presencia.