La Policía Local de Gijón sancionó a siete conductores, durante los controles realizados a lo largo del fin de semana, por dar positivo en test de alcoholemia. Tres de estos arrojaron un resultado que superaba la tasa de 0,60 miligramos por litro de aire espirado, por lo que se le acusa de un delito contra la seguridad vial.