La persona amenazada salió huyendo y presentó una denuncia en la comisaría. Posteriormente, el hombre que realizó las amenazas fue localizado en el interior de otro bar, del mismo barrio, con las manos ensangrentadas asegurando que había amenazado de muerte a una persona y que le había intentado clavar una navaja.