Belén Fernández, Consejera de Medio Ambiente del Principado

La Coordinadora Ecologista de Asturias lleva denunciando meses la contaminación que sufre el área central de Asturias, en especial Gijón que la sufre de continuo. Durante los últimos, días los índices de la calidad del aire se han disparado negativamente, lo que ha llevado al cierre de la autopista en la entrada de Oviedo. Para los ecologistas “estamos asistiendo al reconocimiento indirecto de la elevada contaminación que sufrimos por partículas desde hace décadas, a pesar de que el Gobierno de Asturias viene negando esta realidad de forma continua”. Por ello solicitan “la dimisión sin demora de la eterna Consejera de Infraestructuras por su nefasta gestión en la contaminación y las milongas que nos cuenta cada vez que se le piden explicaciones”.

“Si primero fue Avilés en estado de prealerta, luego Gijón también en prealerta y, ahora, Oviedo lo reconoce”, señalan desde la Coordinada y creen que otros concejos deberían tomar medidas similares por su elevada contaminación pero “no se atreven por las consecuencias que supone este reconocimiento que están fuera de norma; Siero, Castrillón, Carreño, Gozón, Corvera, Cangas Narcea, Morcín y posiblemente otros muchos que como carecen de estación desconocemos si tienen o no contaminación, aunque posiblemente la tenga porque sus vecinos la tienen”.

Los ecologistas dicen “hay más contaminación de la que se mide porque gran parte de ella no se mide” y señalan directamente a la administración gobernada por los socialistas “que lo pone difícil cuando vemos donde y como pone las estaciones de control”. También les resulta sorprendente que “las pongan amputadas, sin medidores de analizadores fundamentales y como se facilitan los datos y como se validan, porque no da los datos en continuo de la red privada a pesar de ser mayoritaria. Todo ello medidas para que la gente no vea lo que sucede”.