El Partido Popular de Gijón presentará una proposición en la próxima sesión plenaria del Ayuntamiento para que se habilite un piso de público en el que padres divorciados con dificultades económicas puedan pasar tiempo con sus hijos.

Según el PP, «actualmente sigue siendo un problema personal y social la conflictividad creada tras los procesos de ruptura de la convivencia en parejas con hijos”. Problema que “se ve agravado cuando las condiciones laborales, socioeconómicas, de residencia y las propias condiciones establecidas en los convenios reguladores de la separación para compartir la custodia de los hijos, impiden o dificultan en extremo la relación de los hijos con el padre y/o la madre».

Desde las filas populares proponen que la gestión sea llevada a cabo por la Fundación Municipal de Servicios Sociales una vez fijados los criterios que consideren adecuados.