El Cuerpo Nacional de Policía detuvo, a las 22:40 horas del pasado domingo en Nuevo Roces, a una mujer de 44 años tras vaciar un bote de spray pimienta contra sus vecinos, con los que mantenía conflictos de convivencia.

Parte del edificio tuvo que ser desalojado para evitar complicaciones oculares y respiratorias de los vecinos, ya que el aire era irrespirable y provocaba tos, picor y escozor en los ojos.

Los agentes, en su recorrido por la escalera localizaron a una mujer tendida en un rellano, por lo que fue evacuada  para ser asistida por los servicios sanitarios que se encontraban en el exterior. Según los testigo, esta mujer, había rociado con el gas contra sus vecinos tras haber llamado llamado al timbre. Además les amenazó con matarles e intentaba entrar en la vivienda para agredirles.

Durante el percance resultaron perjudicados por el gas los moradores del piso, un matrimonio y sus dos hijos menores de edad.

Fue necesaria la presencia de los bomberos para ventilar el inmueble y neutralizar los efectos nocivos del gas. También de los sanitario que atendieron a varios vecinos y los dos policías.

La detenida acumula cinco denuncias en los últimos meses por amenazas a sus vecinos por, en entre otras coas, amenazar con un cuchillo o quemar un felpudo. Todas las disputas comenzaban tras recriminarle que sus tres perro no parasen de ladrar.