El Cuerpo Nacional de Policía ha detenido a una mujer de 51 años por sustraer joyas de las casas en las que trabajaba como empleada.

La propietaria de una casa denunciara la sustracción de joyas de su dormitorio valoradas en 1.800 euros. La investigación determino que un anillo con brillantes de la denunciante había sido vendido en una tienda de compraventa por su empleada del hogar, quien fue detenida.

Durante la investigación los agentes descubrieron que esa mujer había vendido varios lotes de joyas en los últimos tres meses, por lo que se centraron en descubrir su procedencia ante su posible origen ilícito. Durante estos trabajos policiales se comprobó que habían sido sustraídas de otros domicilios en los que la mujer había trabajado como empleada. En total, el valor de las joyas sustraídas ascendían a más de 12.000 euros.

También fue detenida su madre de 77 años de edad, por colaborar en la venta de las joyas sustraídas al argumentar que se trataban de piezas de herencia familia, y repartirse con ella las ganancias obtenidas.

Las detenidas contaban con antecedentes policiales por haber cometido en hechos similares 2013,  cuando se apropiaron de joyas valoradas en 24.000 euros en las casas en las que trabajaban.