Xixón Sí Puede señala que existen hasta 1.111 solicitudes del Salario Social siguen pendientes de tramitación en Gijón. “La situación no es nueva, desde hace años la gestión del Salario social es pésima, con una normativa excluyente y obsoleta, y en el caso de Gijón parece que se castiga a la ciudadanía por el color político”, denuncia Estefanía Puente, concejala de Xixón Sí Puede (XsP) responsable de Servicios Sociales y Vivienda.

La realidad es que la acumulación de retrasos en la tramitación del Salario Social en Gijón se hizo más que evidente cuando estaba a punto de echar a andar la Renta Social: “En aquel momento fuimos informados de que toda solicitud de Salario Social en Gijón había sido paralizada a la espera de ver qué pasaba con la Renta Social, una orden de mal gusto que únicamente contribuyó a perjudicar a los de siempre, la población más vulnerable”, recuerda la edil de XsP. “No es entendible que se demoren estos trámites cuando estamos hablando de familias que no tienen medios para poder satisfacer necesidades tan básicas como comer, vestirse o pagar un techo, son situaciones de máxima urgencia que no pueden seguir estando en listas de espera y que requieren respuestas inmediatas”, continúa Puente.

El grupo municipal señala que hay opciones para que el Salario Social sea ágil y casi inmediato: “Lamentablemente, el PSOE no está por la labor y con su actitud contribuye a aumentar a bolsa de la pobreza e incluso a provocar otras consecuencias colaterales como el riesgo a perder la vivienda o la pensión donde residen algunas personas. En Gijón se propuso la declaración responsable y no salió adelante. Curiosamente, para licencias urbanísticas sí se puede aplicar esta declaración responsable, para que las familias tengan lo antes posible una ayuda básica para sobrevivir, no”, critica la concejala de XsP.

Para Rosa Espiño, diputada de Podemos Asturias, las 1.111 peticiones de Salario Social pendientes en Gijón “son una  radiografía que pone de manifiesto la pésima tramitación de un ingreso imprescindible para la vida de 50.000 personas en Asturias, y que podría resolverse con recursos humanos necesarios  para una gestión eficiente, eliminando barreras burocráticas, papeleo, vueltas y esperas”.

La diputada de Podemos Asturias apunta que desde su organización se ha insistido en esta legislatura en que “la emergencia ciudadana no puede esperar”, poniendo el foco en quienes están detrás de las solicitudes: “Familias que no pueden hacer frente ni a pagos de alquiler, ni de suministros, ni tan siquiera a una cesta de la compra. Familias que acumulan impagos y que se encuentran en una espiral de pobreza que cada día que pasa les ahoga más”, remarca Espiño.

En este sentido, desde Podemos Asturias se indica que esta situación podría revertirse si se aprobara la Ley de Procedimientos de Emergencia Ciudadana, a la que se opuso el Gobierno de Asturias. En esta norma se incluían medidas como la declaración responsable que permitiría agilizar no sólo las solicitudes, sino también las revisiones de Salario Social, 6.000 expedientes que permanecen a la espera durante  años. En la Ley también se contemplaba la dotación de más personal para la gestión.

Por el momento, XsP ha demandado al equipo de Gobierno local en un ruego presentado en la Comisión de Bienestar Social que se faciliten los datos referentes a las solicitudes de Salario Social durante el año 2018 y su estado, y conocer si las familias y personas que están a la espera disponen de alguna ayuda municipal o carecen de ingresos suficientes y en cuántas de esas unidades a la espera hay menores. También se requieren datos sobre los casos pendientes de revisión y cuál es la espera que están afrontando, ya que al grupo municipal le han llegado casos de entre más de un año y  cuatro años de espera.

“Sabemos de un señor a quien, debido a la carencia de un domicilio estable, le fue suspendido el Salario y ha presentado solicitud de subsanación con grandes dificultades precisamente por estar rotando en pensiones, habitaciones y albergue. Las demoras lo único que hacen es empeorar situaciones ya más que complicadas de por sí y ahondar en la brecha de la desigualdad que, con las políticas socialistas, lo único que ha hecho es agrandarse y agravarse”, mantiene Estefanía Puente.