El Servicio de Extinción de Incendios de Gijón recibió, a las 4:30 horas de la madrugada del domingo, una llamada alertando del incendió en un edificio abandonado de la calle Atocha, en Cimadevilla.

El suceso obligó a desalojar a los veinticinco vecinos del inmueble colindante. La mayoría pudieron alojarse en casa de familiarles y amigos hasta que puedan regresar a sus casas, excepto cuatro que fueron trasladados a un albergue.

Las llamas provocaron la caída del forjado y el derrumbe del edificio hacia el exterior. Sólo quedó en pie una de las paredes del edificio, por lo que la calle permanece cortada.