El portavoz municipal de Xixón Sí Puede (XsP) Mario Suárez del Fueyo ha instado al Sporting de Gijón a que rompa relaciones con los sectores violentos de Ultra Boys, a la vez que le pide que deje de poner excusas para acabar con el protagonismo de personas con antecedentes por violencia o imputados por acusaciones de violencia, incluida la agresión a policías.

Para XsP las noticias aparecidas en prensa, «donde se aprecia claramente cómo personas con antecedentes y/o imputaciones por violencia son consultadas para realizar las actividades del club y tratadas como referentes sportinguistas por parte de la directiva», dan una imagen penosa y falsa del Sporting.

“No entendemos las mil y una excusas que pone la directiva del Sporting para romper sus vínculos con estos sectores de ultraderecha y violentos como establece la declaración institucional aprobada el pasado miércoles en el Pleno del Ayuntamiento. Y no debería ser tan difícil hacerlo, cuando clubs con problemas mucho más graves por grupos similares a Ultra Boys han logrado hacerlo de una forma contundente”, afirma Mario del Fueyo. “Se trata de un  problema de voluntad de sus dirigentes, y la voluntad de los mismos hasta el día de hoy ha sido de tolerancia, sino directamente de apoyo, a Ultra Boys”, añade.

No podemos olvidar que esta actitud del Sporting también la replicó Foro minimizando la importancia de estos sectores dentro del Sporting, por lo que el edil de XsP exigió “una reflexión profunda del equipo de Gobierno al tratar el tema de la violencia de ciertos sectores de Ultra Boys y el Sporting, porque la prensa ha demostrado que existe relación entre la directiva del Sporting y estos colectivos de ultraderecha, incluso con personas con órdenes de alejamiento de El Molinón”.

Para Xixón Sí Puede, el equipo de Gobierno “debe tomar las riendas del asunto y dejar de mirar hacia otro lado en este tema” . Del Fueyo recordó que “el campo de El Molinón es municipal y es bastante vergonzoso que los violentos de Ultra Boys se puedan pasear por él como si fuera su casa, aunque tengan órdenes de alejamiento. Ya está bien de medias tintas con la violencia en el deporte”.

En este sentido, tras la declaración institucional aprobada en el Pleno de abril en la que se expresó el rechazo a la violencia, especialmente en el ámbito deportivo, y se instó a dejar fuera de las instalaciones deportivas estas actitudes, “asistimos a toda una liturgia de la confusión presentando esta decisión como de muy difícil aplicación en la práctica”, comenta el portavoz de XsP. “Se sabe perfectamente quienes son los ultras y la directiva del Sporting es la primera que sabe quien es cada uno de ellos, porque tienen relación, se han reunido y tienen trato de favor: por todo esto es perfectamente factible llevar a la práctica la declaración institucional. Además, la Delegación de Gobierno estará muy gustosa de colaborar con toda la documentación que tiene sobre este asunto”, apunta Del Fueyo.

En lo que se refiere al Ayuntamiento, XsP entiende que el equipo de Gobierno debe dirigirse a la Junta Directiva del Sporting y dejarle claro que esa declaración institucional está para cumplirse. “Y quizás fuera positivo que hubiera una reunión entre la Junta de Portavoces y el Sporting para escenificar ese rechazo unánime a la violencia ultra de la Corporación”, propone el portavoz de XsP.

Igualmente, desde XsP se incide en que a día de hoy todos los clubes de primera división ya han prohibido el acceso de los ultras a sus estadios, mientras que el equipo rojiblanco sigue permitiéndolo. “El Sporting es un club privado, con socios y socias, y en su reglamento tiene todas las competencias para expulsar a personas violentas del estadio”, remarca Mario Suárez.