El Cuerpo Nacional de Policía ha arrestado a un ovetense, de 36 años, tras enfrentarse a los clientes y al propietario de una sidrería en la calle Magnus Blikstad. El detenido, que había cenado y bebido abundantemente en el local, se encontraba estado ebrio y se mostraba agitado y agresivo.

Posteriormente también acometió, mascullando palabras ininteligibles, contra los agentes policiales que se personaron en el lugar para identificarle. Fue detenido por un delito de atentado contra la autoridad.