El portavoz del Grupo Municipal de Ciudadanos ha denunciado esta mañana el abuso que lleva haciendo el Gobierno de Foro de las comisiones de servicios para cubrir puestos de trabajo en el Ayuntamiento de Gijón de 2011.

En este sentido, señaló que en la actualidad hay 97 puestos de trabajo cubiertos bajo este procedimiento, todos ellos, menos uno, cubiertos desde que Foro accedió a la alcaldía en 2011 y 50 de ellos están incumpliendo el plazo máximo de dos años que la legislación establece para que un puesto de trabajo pueda estar cubierto bajo este sistema de provisión.

“Recurrir a las comisiones de servicio para cubrir puestos de trabajo en este Ayuntamiento se ha convertido en algo habitual cuando debería ser algo completamente excepcional. No debemos olvidar que se trata de un procedimiento que permite nombrar de una forma absolutamente discrecional al funcionario que va a ocupar puestos que no son de base”, explicó Fernández Sarasola.

A juicio de Ciudadanos, esta circunstancia ha impedido a muchos trabajadores municipales poder desarrollar una adecuada carrera profesional ya que la inmensa mayoría de estos puestos de trabajo deberían haberse cubierto ya de forma definitiva a través del procedimiento de concurso de méritos.

“Tan sólo parece que tienen intención de cubrir de forma definitiva las jefaturas de servicio que están en esta situación, si bien recurriendo a la libre designación en vez de al concurso como acordó el Pleno Municipal”, añadió.

Para el resto de las plazas ahora se están escudando en la puesta en marcha del Plan de Reforma y Transformación Organizativa del Ayuntamiento, “sin embargo, vemos cómo pasa el tiempo y este Plan no avanza, ni siquiera sabemos si cuentan con apoyo sindical y político para llevarlo a cabo”, señaló Sarasola lamentándose que mientras tanto se sigue abusando de sistemas tan discrecionales como las comisiones de servicio o sino las libres designaciones.

“Esta circunstancia no ayuda a tener una administración moderna, profesional y despolitizada. El sistema actual de nombramientos parece responder más a una dedocracia que a una meritocracia como sería lógico”, concluyó.