Sobre las 4:00 horas de este lunes, en la calle Japón, una patrulla de la Policía Local de Gijón, detuvo a un varón de 29 años de edad y vecino de Gijón, al que se le acusa de dos presuntos delitos contra la seguridad del tráfico. Uno por conducir con influencia de alcohol y drogas, y otro por negarse a someterse a las pruebas. A estos hay que sumarle un tercero por robo de uso de vehículo.

El detenido, presuntamente acababa de sustraer el vehículo de la nave de una empresa de vehículos. Algunos testigos lo vieron circular a gran velocidad y haciendo grandes trompos. Finalmente acabaría saliéndose de la vía y colisionando con otros cuatro vehículos que estaban estacionados, produciéndoles grandes daños materiales.

El hombre no quiso someterse a las pruebas de detección de alcohol y drogas. En el interior del coche había una cizalla con la que presuntamente habría cortado la cadena que cerraba la nave de donde sustrajo el vehículo. Este hecho fue comprobado por a posteriori por los agentes.