El diputado al Congreso Isidro Martínez Oblanca  presentó hoy en rueda informativa dos iniciativas parlamentarias. Por un lado, una PNL (Proposición No de Ley) en la que solicita al Congreso de los Diputados que inste “al Gobierno a redactar con urgencia el proyecto de acondicionamiento a alta velocidad de los tramos ferroviarios Valladolid-Palencia-León, para proceder inmediatamente a la correspondiente licitación de las obras que permitan a toda la línea ferroviaria Madrid-Asturias cumplir con las especificaciones europeas de las líneas de alta velocidad”.

También presentó una solicitud de datos o documentos para conocer “los Diagramas detallados de las velocidades de circulación de los trenes de alta velocidad, tramo a tramo,  correspondientes a los principales Itinerarios de la red española de alta velocidad y a los tiempos de recorrido que se indican, especificado los tiempos de parada en estaciones, si las hubiera, así como de los trenes, correspondientes al Itinerario Madrid-Oviedo y Madrid-Gijón, y a los tiempos de recorrido anunciados de 2 h. 56’ y 3 h. 21’, respectivamente, especificado los tiempos de parada en estaciones, si las hubiera”.

Isidro Martínez Oblanca explicó que “la línea Madrid-Asturias que no es AVE (Alta Velocidad Española) sino BVE (Baja Velocidad Española), una nueva categoría ferroviaria presentada como novedad por el ministro De la Serna en Asturias, por lo que pedimos al Gobierno que la acondicione completa para equipararla al resto de líneas AVE. No estamos ante una demanda localista asturiana o de FORO sino ante la rectificación necesaria de un agravio que, una vez más, margina y perjudica a Asturias”.

El diputado de FORO recordó que “la línea Madrid-Asturias marchaba en 2004 adelantada entre las líneas cuyas obras avanzaban a la cabeza de España y hoy, catorce años después, marcha retrasada respecto del resto de las líneas y, además, ha perdido su condición de línea AVE (Alta Velocidad Española) para convertirse en línea BVE (Baja Velocidad Española). Si no se produce la rectificación estaríamos ante la consagración de una España ferroviaria de dos velocidades que discrimina al Noroeste español porque la falta de acondicionamiento entre Valladolid y León, también penaliza las conexiones de Cantabria y del País Vasco”.