El Cuerpo Nacional de Policía ha detenido a un hombre de 50 años por un delito de atentado a la autoridad. Se le acusa de romper una costilla a un agente de una patada en el pecho.

Los hechos ocurrieron la madrugada del pasado sábado. Una patrulla acudió a una llamada  a un bar de la calle Marqués de San Esteban. Allí, un cliente en estado ebrio estaba amenazando e increpando a los presentes, e ignorando las indicaciones de los porteros. Los policías consiguieron que el hombre abandonase el establecimiento pero insistía en quedarse en las inmediaciones, incluso llegó a intentar volver a entrar. Posteriormente arremetió contra los agentes, llegando a agredir a uno de ellos con una patada en el pecho, fracturándole una costilla.

El hombre, que cuenta en su historial delictivo con antecedentes por atentado, resistencia y estafa, fue detenido.