El Cuerpo Nacional de Policía detuvo, la mañana del pasado viernes, a un varón de 35 años por negarse a salir del domicilio de una exnovia. Además también agredió a los agentes que acudieron a la vivienda.

El hombre acudió a la casa para hablar con su expareja, que le instó a marcharse. El detenido le hizo caso omiso y se acostó a dormir en una de las camas. Los policías que se personaron en el lugar despertaron al hombre, que se negaba a abandonar el lugar. Ante las inistencia de los agentes, se enfrentó a ellos, llegando a acometerles y agredirles.