El hombre detenido el  pasado viernes por la Policía Nacional, acusado de realizar tocamientos en las partes íntimas a cuatro mujeres, que había pasado a disposición judicial, ha declarado ante la juez de guardia, ya que la misma, ha mostrado dudas sobre los hechos; posteriormente el joven, de 18 años, ha quedado en libertad con cargos.

Los hechos se produjeron en distintos días, pero siempre de madrugada cuando las mujeres caminaban solas por la calle. La primera víctima, de 35 años, fue asaltada en la calle Fundición, el 30 de abril a las 6:00 horas, cuando un chico la abordó por detrás, la inmovilizó y le manoseó sus partes íntimas. La mujer opuso fuerte resistencia, pidió ayuda y lo que hizo que el agresor huyera.

Los siguientes sucesos, en el barrio de Pumarín, se denunciaron el 20 de mayo, cuando el chico abordó una mujer de 49 años, a la 01.40 de la madrugada, pero el autor no consiguió su propósito, así que volvió actuar a las 02:30 horas contra una chica de 22 años. En ambos casos entró en el portal con las víctimas diciendo ser vecino del inmueble. Una vez dentro, se abalanzó sobre ellas para tocarlas mientras les mostraba sus genitales. Ambas lograron pedir ayuda, una con su teléfono móvil y la otra pidiendo ayuda a sus vecinos, lo que provocó que el joven se diera a la fuga.

El martes 23 de mayo, a la 1:30 horas, se produjo la última agresión denunciada. Una mujer de 31 años fue sorprendida por un hombre joven que la atacó por detrás y la empujó contra un vehículo, tapándole la boca con la mano para que no gritara. La mujer le mordió con fuerza y le golpeó para poder zafarse y huir.