El miércoles, sobre las 12.30 del mediodía, en un supermercado de la avenida de Pablo Iglesias, se producía la intervención de la Policía Nacional, cuando un hombre intentó robar productos escondiéndolos entre la ropa. Cuando la empleada se dio cuenta de que el individuo intentaba llevarse mercancía, la empujó.

Al llegar los policías quiso huir, pero no lo consiguió y los agentes identificaron al arrestado, de 46 años, como vecino de Gijón y con un largo expediente policial, pues en su haber cuenta con mas de cincuenta detenciones. Además, tenía una orden de ingreso en prisión por robo violento. Entre los delitos cometidos por el varón se encuentran delitos contra la propiedad, dos averiguaciones de domicilio y paradero por hurto de los Juzgados de Gijón.

Una mujer acompañaba al hombre, que ante esta situación comenzó a amenazar e insultar a la policía y finalmente, fue denunciada por faltar al respeto.