Un vecino de Castrillón de 44 años ha sido arrestado por la Policía Nacional por robar en un centro comercial de Gijón aparatos electrónicos por valor de 1.000 euros. Fue interceptado al pasar por el arco de seguridad cuando salía de la gran superficie con una caja de juguetes en cuyo interior había dos ordenadores portátiles, una tableta y una caja de bombones.

En el registro, los agentes le incautaron unos alicates, un destornillador y una navaja con los que presumiblemente retiró las alarmas. El detenido cuenta en su historial con antecedentes por robos y por un delito contra la salud pública.