El Portavoz del Grupo Municipal de Ciudadanos en Gijón, José Carlos Fernández Sarasola, ha anunciado que preguntará en la próxima Comisión de Hacienda por el importe total de las subvenciones que el Ayuntamiento ha concedido o prevé conceder durante este año de forma directa.

“Queremos conocer con exactitud cuantas subvenciones ha concedido durante este año el Ayuntamiento de forma directa, es decir, sin convocatoria pública o lo que viene siendo lo mismo a dedo”, afirmo José Carlos Fernández Sarasola.

En este sentido, explicó que la legislación es clara teniendo que ser la concurrencia competitiva a través de convocatoria pública el procedimiento ordinario para la concesión de subvenciones.

“Las subvenciones directas sólo pueden existir de forma excepcional cuando se acrediten razones de interés público, social, económico o humanitario, u otras que dificulten su convocatoria pública. Sin embargo, desde el Ayuntamiento de Gijón se lleva años abusando de este procedimiento que a nuestro juicio no hace otra que fomentar el clientelismo político al conceder subvenciones de forma completamente subjetiva y nada transparente”, añadió.

Además recordó la existencia de un informe de la Sindicatura de Cuentas del año que fue muy crítico con el Ayuntamiento por la existencia de un elevado número de subvenciones directas en las que no se acreditaba las razones de interés público que justificaban la concesión de las mismas.

“No se justifica muy bien porque dentro de un mismo ámbito hay entidades que se benefician de una subvención directa mientras otras tienen que concurrir a una convocatoria pública. Tanto la concesión como los importes de las subvenciones directas son arbitrarios mientras que los de la concurrencia competitiva están sujetos a un baremo de puntos”, aclaró.

De ahí que desde Ciudadanos se lleva tiempo reclamando la necesidad de reducir el número de subvenciones directas manteniendo exclusivamente aquellas que sí responden a la existencia de un interés público como sería el caso de las entidades del tercer sector que trabajan en el ámbito de los servicios sociales u otras singulares como la que se otorga a la Universidad de Oviedo.

“Lamentablemente en el borrador del proyecto presupuestario no sólo se reducen si no que se incrementan estas subvenciones a dedo, haciendo así caso omiso una vez más a las recomendaciones de la Sindicatura de Cuentas”, concluyó.