En noviembre se celebra el Día de Difuntos para rogar por las almas que están en el purgatorio y aún no gozan de la presencia de Dios. Esta conmemoración se formalizó en la Iglesia católica en el siglo XVI aunque, ya en el año 998, San Odilón había fijado el 2 de noviembre para este fin. La tradición ha continuado hasta nuestros días y ha dejado abundantes testimonios en la cultura material y en la tradición oral de los países cristianos y concretamente de Asturias.

El Museo del Pueblo de Asturias cuenta con una exposición, dividida en dos espacios, con una selección de los objetos fúnebres que se conservan: coronas, esquelas, recordatorios… que hoy forman parte de nuestro patrimonio. La muestra se podrá visitar del 27 de Octubre al 20 de Noviembre.