La alcaldesa, Carmen Moriyón junto al equipo de la Universidad de Oviedo en el edificio de Tabacalera|carmenmoriyon.es

Este viernes, la alcaldesa Carmen Moriyón, los portavoces municipales y medios de comunicación han realizado una visita al edificio de Tabacalera guiada por dos técnicos del Ayuntamiento de Gijón que fueron explicando la parte cultural y museística del complejo, y por otra parte la arquitectónica.

La Fábrica de Tabacos de Gijón fue construida sobre el convento barroco de las Agustinas Recoletas y desde 1987 es reconocida por Bien de Interés Cultural con la categoría de Yacimiento Arqueológico de Cimadevilla. Su cierre en 2002 dejó sin uso un espacio emblemático del barrio y actualmente está siendo rehabilitado, sometiendo al edificio a controles arqueológicos y estudios con el objetivo de valorar el potencial arqueológico y patrimonial tanto del subsuelo de Tabacalera como del propio edificio.

 

Todos los trabajos previos, bajo el nombre “Tabacalera I”, pusieron de manifiesto la riqueza histórica del edificio. Ahora lo que se está haciendo es el proyecto patrimonial “Tabacalera II” de forma simultánea al proyecto de consolidación del edificio. Se realizan por lo tanto seguimientos arqueológicos, excavaciones y limpieza y estudio de parámetros. Para abordar esta segunda fase del proyecto se han suscrito dos convenios de colaboración desde el Ayuntamiento, con el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y con la Fundación Universidad de Oviedo. En un espacio de apenas 7.500 m2 se han identificado estructuras que se remontan a la etapa imperial romana. Este edificio se ha convertido en un punto de encuentro y referencia para decenas de especialistas.

El proyecto de consolidación que se realiza desde el servicio de Arquitectura del Ayuntamiento tiene  por objeto definir las obras necesarias para detener el proceso de deterioro, constante y continuo al que estaba sometido el conjunto histórico, procediendo a una estabilización constructiva y estructural urgente. Los trabajos se basan en estabilizar la cimentación existente, resguardar al edificio de los agentes atmosféricos, recuperar y rehabilitar los elementos arquitectónicos de especial interés, proteger y preservar el patrimonio histórico y arqueológico existente en el interior y garantizar su correcto mantenimiento en el tiempo.

 El conjunto edificado final estará constituido por los espacios recuperados de la antigua Fábrica de Tabacos a los que se añadirán sótanos bajo rasante que se construirán en los perímetros exteriores.