La presidenta de la Autoridad Portuaria de Gijón, Rosa Aza, desconoce los motivos por los que el pasado fin de semana se produjeron dos grandes nubes de carbón que llegaron a la ciudad procedentes del El Musel.  Aza esgrime que desde enero de 2014, en 56 veces se dieron las mismas condiciones de viento y no ocurrió nada.

Dice también que desde la Autoridad Portuaria están “haciendo todo lo posible” y reconoce “ la indignación de la gente y la comparto como ciudadana”. Aza señala que el problema no son las pilas de carbón, ya que están formadas por material de una tamaño que no vuela con el viento, sino el polvo que queda en las superficie de los muelles una vez retirado el mineral.

Como solución se propone asfaltar los 106.000 metros cuadrados de los muelles de la ampliación, para facilitar la limpieza cuando el terreno quede libre de mercancías. La operación se hará por fase a partir del año que viene y desde el puerto se justifica que no se haya hecho antes porque el terreno rellanado tenía que pisar del todo.

Aza no pedirá a las empresas concesionarias que construyan cubiertas, justificando su alto coste. Señala también que los grandes puertos europeos que manejan volúmenes similares de graneles sólidos no están cubiertos y que casos como el de La Coruña, que si está cubierto, no es comparable al mover una séptima parte de material al año.