El portavoz del Grupo Municipal de FORO, Jesús Martínez Salvador, que ayer siguió las ponencias de los técnicos que participaron  en el encuentro telemático organizado por el Colegio Oficial de Arquitectos de Asturias dentro de la comisión de trabajo para la reforma del Muro del Consejo Social, ha realizado hoy un llamamiento a “la Alcaldesa y a su concejal de IU para que tengan muy en cuenta las opiniones de los expertos: todos piden el máximo consenso en la toma de las futuras decisiones y defienden la necesidad de recuperar el doble sentido de circulación y estudiar el soterramiento”.

El portavoz forista ha querido destacar “importantes” conclusiones de algunos de los participantes en la citada jornada:  Así, por ejemplo, Ramón Galán, director de obra de la reforma del Muro de 1992, ha abogado porque “la actuación que se haga, sea acordada por consenso; que se busque la interconexión de todas las zonas afectadas, manteniendo los dos sentidos de circulación para los coches, ya que lo contrario aumentará considerablemente la congestión del tráfico en las vías alternativas aumentando la contaminación, y ha afirmado que lo idóneo sería aumentar el paseo peatonal, algo que no se consigue necesariamente aumentando los espacios para peatones. El ejemplo lo tenemos con la actuación llevada a cabo este verano, donde se ha ganado espacio para los peatones pero no en el paseo y por eso está infrautilizado”.

Por su parte, Fernando González Landa, quien fuera ingeniero Jefe de Obras del Ayuntamiento cuando se llevó a cabo la reforma del Muro de año 1992, resaltó que “Gijón siempre fue ejemplo en toda España de tráfico fluido. Cuando algo funciona bien, tócalo poco y con prudencia”.

González Landa apuntó que “cualquier acción puntual tiene repercusión en el centro de la red. No podemos tratar la remodelación del Muro sin tener en cuenta el efecto que va a tener en el resto de la ciudad. Esto no tiene que ver con el inmovilismo. Tiene que ver con repartir de una manera justa el espacio acorde a las necesidades de cada momento, evitando crear problemas donde no los hay y no buscando soluciones a problemas inexistentes”.

Martínez Salvador coincide con las declaraciones de González Landa sobre “las medidas innecesarias y perturbadoras, tomadas por el equipo de Gobierno, amparadas en dudosos estudios técnicos y en la pandemia. E incluso falseando la realidad, con una persecución injustificada y obsesiva con el automóvil. Un ejemplo es la avenida de El Molinón, que se ha mantenido cerrada un año con la excusa de la obra de pozo de tormentas, cuando la realidad es que ha estado cerrada para que la gente se vaya acostumbrando a no usarla. Otro ejemplo son los problemas que se han generado en la avenida de la Costa tras el corte de tráfico en el paseo del Muro. Se está utilizando a los ciclistas como arietes. Colocando ciclocarriles en avenidas importantes de circulación, cuando esas vías deberían estar prohibidas para las bicicletas y patinetes por la peligrosidad que entrañan. De hecho los ciclistas sabiamente los están utilizando bastante poco. No sería raro que ocurra alguna desgracia y acabe desencadenando en petición de responsabilidades a aquellos que deberían velar por la seguridad de sus conciudadanos. Tampoco entiendo la creación de vías peatonales para acceder a la playa, cuando nunca ha existido problema alguno para acceder caminando a San Lorenzo”.

Volviendo a la reforma del Muro, González Landa pidió respetar el tráfico con un carril en ambos sentidos, conservando la mediana. “Se puede hacer manteniendo un carril en cada sentido. Es posible y perfectamente compatible. No priven a los gijoneses del enorme placer de recorrer el muro también en coche. Vamos a dejar de lado ideas personales, obsesiones y política, el paseo del Muro es para todos”.

“No podemos estar más de acuerdo con las opiniones de los expertos, tal como llevamos insistiendo muchos meses”, ha dicho Martínez Salvador, quien ha recordado el proyecto que en el mandato de FORO se encargó en 2014 al arquitecto Jovino Martínez Sierra para peatonalizar el Muro, “que se asemeja a la idea que sostuvieron ayer dos de los ponentes. Fue fruto de un estudio serio y riguroso y se entendía como una actuación global de regeneración de un espacio público, desde la línea de ribera hasta las alineaciones de los edificios, resolviendo la movilidad y mejorando la seguridad para recuperar un espacio para el peatón y la ciudad de alta calidad ambiental”.