Cerro de Santa Catalina

El concejal del grupo municipal de Ciudadanos, Rubén Pérez Carcedo, solicitará en la próxima comisión de Urbanismo la apertura de un proceso participativo para fijar los objetivos y alcance del nuevo PERI de Cimavilla, con el que se pretende posibilitar que tanto los vecinos como otros colectivos participen en todas las fases de elaboración de este Plan y no solo en el preceptivo período de información pública tras su aprobación inicial.

“Pensamos que, a diferencia de lo que suele hacer este Gobierno, es necesario escuchar a los vecinos y a otros colectivos antes de definir el contenido concreto y los objetivos que debería perseguir el nuevo PERI de Cimavilla. Sería el primer paso, a nuestro modo de ver necesario, en el camino del proceso de revisión y actualización del PERI al que el Gobierno se comprometió en la última comisión de urbanismo a propuesta de Ciudadanos”, señaló Pérez Carcedo.

A su juicio, solo así se conseguirá que el contenido del PERI se ajuste a los problemas que tiene en la actualidad el barrio de Cimavilla, y que son muy diferentes a los que había hace treinta años cuando se elaboró el PERI actual. Entre estos, señaló el problema de la accesibilidad del barrio, la falta de equipamientos, el elevado precio del alquiler, la proliferación de viviendas de alquiler, o el riesgo de gentrificación, además de la falta de su dinamismo económico, “a pesar de todo el potencial que tiene el barrio desde el punto de vista turístico, hostelero y cultural”.

Además, incidió en la necesidad de que se contemplen aspectos que posibiliten el desarrollo en el barrio de un entramado comercial y hostelero de calidad, que supere el actual modelo basado exclusivamente en el ocio nocturno, y que tantos problemas de convivencia genera.

Por último, señaló la importancia de que en el proceso de elaboración del nuevo Plan especial se tenga en cuenta tanto el resultado del concurso de ideas que se ha abierto para la reforma del paseo marítimo del Puerto Deportivo, como lo que el Plan de Movilidad tenga previsto para Cimavilla, de forma tal que todos estos estos instrumentos tengan la necesaria coherencia.

“Todos estos aspectos deberían ser tenidos en cuenta para dotar a nuestro barrio histórico de una ordenación urbanística que posibilite aprovechar todas sus potencialidades sin que pierda su esencia playa”, concluyó.