La Alcaldesa de Gijón, Ana González Rodríguez, y el concejal de Medio Ambiente, Aurelio Martín, participaron este miércoles en el Molín de la Coría en la primera de las sueltas de alevines de trucha autóctona que la Asociación Las Mestas del Narcea, con el apoyo del Ayuntamiento de Gijón, liberará en el río Piles y y el arroyo Peñafrancia para su repoblación y la regeneración de los tramos el cauce en los que se realizan mejoras para consolidar el ecosistema fluvial y aumentar la diversidad biológica del entorno.

La del miércoles fue la primera de las tres sueltas anuales de 10.000 alevines cada una, que cubrirán un ciclo completo de reproducción. Los ejemplares recién liberados nacieron en el mes de marzo y se espera que lleguen a la edad adulta en tres años y se reproduzcan de forma natural en el río.

Esta iniciativa se realiza acorde a la Directiva 78/659/CEE relativa a la calidad de las aguas continentales que requieren protección o mejora para ser aptas para la vida de los peces. Dicha normativa clasifica las aguas del río Piles en la categoría de salmonícola, ya que es el género de peces exponente de la pirámide ecológica acuática. En ese sentido, la trucha común (Salmo trutta) forma parte de todos los cursos de aguas continentales del norte peninsular donde los parámetros de calidad de las aguas permiten su desarrollo natural junto a una amplia variedad de especies como son la nutria, el martín pescador o la garza real.

La presencia de estos ejemplares de alto valor ecológico en tramos naturales del río urbano significa que la abundancia y diversidad de peces también es alta y refleja la cultura integradora con el medioambiente de los habitantes ribereños. Todo ello confiere al río, en su conjunto, un grado de naturalidad que indica ausencia de contaminación y alto valor ecológico. Mantenerlo en estas condiciones y ampliar las mismas a los tramos más cercanos a la playa requiere medidas de mitigación y eliminación de vertidos contaminantes y control de la calidad del agua, pero también precisa del aumento de los valores globales del ecosistema acuático.

La Asociación Las Mestas del Narcea, que realiza la donación, colabora desde hace 20 años con la administración regional en la recuperación y regeneración de salmónidos a través de su centro ictiológico de Pravia. Su objetivo y el del Ayuntamiento es que todos estos esfuerzos puedan aportar una mejora de la salubridad en el entorno urbano.