El Cuerpo Nacional de Policía ha detenido a un varón, de 17 años, por gentes de la Policía llevarse entre los brazos varias prendas de ropa, valoradas en 800 euros, de una tienda de la calle San Bernardo y huir a la carrera sin pagar.

Un empleado explicó a los agentes que el chico entró en el establecimiento, se dirigió a a la estantería y echó a correr con toda la ropa que le cabía entre los brazos. Al perseguido por el dependiente, el joven fue tirando la mayoría de la ropa en su carrera para para que se entretuviera en recogerla y cesara su persecución.

Una testigo de los hechos vio como el joven entraba a esconderse en una cafetería de la calle Cabrales. Los agentes lo interceptaron al menor cuando intentaba encerrarse en los aseos masculinos y encontraron el resto de prendas que se había llevado tiradas en el baño de mujeres.

El joven cuenta en su historial delictivo con antecedentes por robo y atentado a agente de la autoridad. Ya se ha dado traslado de los hechos a la Fiscalía de Menores del Tribunal Superior de justicia de Asturias.