Durante el fin de semana, la Policía Local de Gijón practicó 200 pruebas de alcohol y drogas en distintos lugares de la ciudad, siendo denunciados seis conductores. Cuatro de los mismo superaban la tasa máxima permitida de alcohol. Los otros dos por conducir con drogas tóxicas en el organismo.

Al margen de los positivos resultantes de los controles preventivos, se detuvo a un conductor por dar positivo en el test de drogas y a otros tres por alcoholemia. Además, se detuvo a otro conductor por circular sin haber obtenido nunca un Permiso de Conducción.