La Policía Local de Gijón y una dotación de bomberos se movilizaron este viernes a una de las Torres de Sedes, en el barrio de Pumarín, donde en la novena planta tres menores estaban jugando a saltar de una ventana a otra.

Fue una vecina de la avenida Constitución quien alertó de la situación sobre las 9.30 horas de la mañana. Desde comisaría se comprobó, a través de las cámaras de tráfico, como uno de los menores pasaba de una ventana a otra.

En la vivienda solo se encontraban dos niñas de 9 y 5 años y un niño de 3. Una vez se aseguraron de que los niños estaban a salvo, localizaron a la madre, que estaba trabajando. Los hechos serán trasladados a la Fiscalía de Menores y a Servicios Sociales.