Un año más se ha batido el récord mundial de escanciado simultáneo en Playa de Poniente. La organización proporcionó las primeras 9.721 botellas para que la cifra del récord del año pasado fuera superada.

  
  

Cada participantes solo necesitaba llevar su propio vaso. En su defecto también podían comprar su el vaso oficial de la Fiesta de la Sidra. Por cada unidad vendida se donará un euro a una organización benéfica.

  
  

Los amantes de la sidra y de la fiesta estaban convocados a las 18:00 horas para disfrutar de una de las citas claves del verano gijonés. La organización tenía previsto realizar el escanciado a las 21:15 y se llegó a la hora límite con gente suficiente para lograr un nuevo récord que inscribirá a Gijón en la próxima edición del Libro Guinness.