A las 5 de la madrugada del sábado, horas, una patrulla de la Policía Local de Gijón detuvo a un vecino de Villaviciosa, de 23 años de edad, que conducía de manera temeraria por un presunto delito contra la seguridad vial y otro de resistencia.

El joven circulaba por la avenida de El Llano en un Peugeot 307 cuando se percató de la presencia de la patrulla. Dio un frenazo, y comenzó una rápida maniobra marcha atrás, para salir derrapando en dirección al centro de la ciudad por donde se desarrolló una persecución.  Circuló en direcciones prohibidas, rebasó semáforos en rojo, y superó por momentos los 130 kilómetros por hora.

En el entronque de Hermanos Felgueroso con Ramón y Cajal estuvo a punto de colisionar con otros dos vehículos. Pese a ello continuó la marcha por varias calles de El Coto y Viesques hasta hasta la Avenida del Jardín Botánico, donde apagó las luces para intentar despistar a los policías. A la altura del Camping de Deva, cogío un camino de tierra, momento en el que la patrulla decide colocarse a su altura logrando sacarle del camino.

El conductor opuso resistencia durante su detención.