El Cuerpo Nacional de Policía ha desarticulado una banda itinerantes, formada por personas en su mayoría de origen búlgaro y con edades comprendidas entre los 30 y 40 años, especializada en el robo de pisos.

Los que tenía su base de operaciones en el barrio madrileño de Getafe, pero contaba también con infraestructura de apoyo en Gijón y en otras ciudades, como Valencia, Alicante y Barcelona.

Actuaban un máximo de tres días en cada localidad para evitar llamar la atención. Así, en el momento que se detectaban los robos, regresaban a Madrid para dar salida al botín conseguido.

La banda portaban un extenso material para superar las posibles dificultades de acceso, desde tarjetas plásticas para la técnica del resbalón, a saca-cilindros para la extracción de los bombines y herramientas empleadas en la fractura de las cerraduras, así como llaves especiales usadas para el método “bumping”.

Tras los registros efectuados en sus viviendas, de las que se recuperaron joyas y numerosos objetos sustraídos, valorados en más de 8.000 euros. Los detenidos,  han sido puestos a disposición judicial acusados de delitos de robo con fuerza y violencia en viviendas, receptación y pertenencia a banda criminal.