Ya se conoce el Informe de Estabilidad Presupuestaria cuyos resultados son catalogados como “excelentes” por parte del gobierno local ya que a pesar de estar en prórroga y con un Plan Económico Financiero, cumplimos con la estabilidad presupuestaria en más de un 80% en todas las entidades municipales.

Los datos económicos definitivos del Ayuntamiento de Gijón, sus Organismos Autónomos y empresas vinculadas arrojan un resultado excelente a la vista del Informe de Estabilidad Presupuestaria elaborado por la Intervención General y hecho público hoy. El Ayuntamiento de Gijón ha cumplido los objetivos de estabilidad presupuestaria, regla de gasto y nivel de deuda fijados para el ejercicio 2018 por el Gobierno de España.

El informe establece que ha cerrado el año 2018 con una capacidad de financiación de 12,8 millones de euros. Deja el Ayuntamiento solvente para que la próxima Corporación pueda actuar con libertad

La Regla de Gasto se ha cumplido con un margen de 1,10 millones de euros. Se ha superado en el Ayuntamiento por el incremento retributivo del personal funcionario y laboral del Ayuntamiento de Gijón (1,75%) y los 12 millones de euros ejecutados en fachadas; pero en el computo general con el resto de entidades, aunque en el Ayuntamiento se haya superado, se ha cumplido.

El principio de sostenibilidad financiera se cumple.

La deuda del Ayuntamiento asciende a 119,8 millones de euros al cierre de 2018, equivalente a un 48% de endeudamiento. El límite que marca la Ley está en el 110%, pero a partir del 75% hay que pedir permiso a la autonomía para acometer inversiones. El Ayuntamiento está en un 48%.

El periodo medio de pago a proveedores para el mes de diciembre de 2018 se situó en 18,19 días.

Tras la liquidación de presupuesto y de la capacidad financiera del Ayuntamiento para 2019, el Informe señala que parte del remanente liquido de tesorería se tiene que destinar a amortizar deuda. Por ello del remanente líquido de tesorería de 35 millones de euros, podemos destinar a amortizar deuda 10,9 millones de euros y el resto para inversiones financieramente sostenibles