XsP llama a actuar ante la descapitalización de Asturias ejercida por la entidad bancaria, que anunció el traslado del Servicio de Atención Al Empleado que ahora se presta en Gijón.  «El desmantelamiento del tejido económico y cultural que supuso la Caja de Ahorros de Asturias es una constante desde su privatización. A los EREs ejecutados por Liberbank se suma ahora la deslocalización de servicios ya externalizados», señalan desde la formación morada.

Es el caso de Unísono, la empresa que está llevando desde enero de este año el servicio de atención telefónica  de Liberbank, y en la que ahora se sufre un proceso de deslocalización. Esta compañía se hace cargo del call center que anteriormente prestaba Madison-Liberbank, que ya fue noticia por sus planes de reducción de empleo y despidos.

“Unísono ya se hizo cargo de la anterior plantilla en unas condiciones insufribles para algunas personas que formaban parte del comité de empresa, y, ahora, una de sus secciones, el Servicio de Atención al Empleado (SAE) en el que trabajan 31 personas, están viendo que el Servicio se está deslocalizando a Toledo, a la empresa FK2, participada al 100% por Liberbank”, explica Mario Suárez del Fueyo, portavoz de Xixón Sí Puede (XsP).

“Este es el primer motivo de alarma”, indica el edil de XsP, que ha expresado su apoyo al colectivo de trabajadores y trabajadoras que actualmente ejercen su actividad en el edificio de la Fundación Laboral de la Construcción (FLC) en el Polígono de los Campones en Tremañes y que es de gestión municipal “por lo que el Ayuntamiento también tendrá que decir algo de esto”. “Una vez más, Liberbank descapitaliza Asturias, destruyendo empleo y evidenciando el abandono de la matriz, que es Liberbank, la antigua Caja de Ahorros de Asturias”, recuerda Del Fueyo.

Mario Blanco Suárez, trabajador de Unísono en el Servicio de Ayuda al Empleado, constata cómo se está deslocalizando el Servicio: “Anteriormente ya hicieron algún intento de deslocalización cuando trabajábamos con Madison, aunque conseguimos frenarlo a raíz de las protestas por los despidos de los que iba acompañada la deslocalización”.

En esta ocasión, aunque la empresa no anuncia despidos, la deslocalización es un hecho: “Están colocando a los trabajadores del SAE en el SAC (Servicio de Ayuda al Cliente). Al no haber despidos parece que es menos traumático, pero para quienes llevamos años en la empresa, dejamos atrás un trabajo con experiencia de años para ejercer otro para el que hemos recibido una formación de cuatro horas. Es una pena porque la calidad del servicio está siendo inferior, sobre todo por la falta de experiencia del personal del call center en Toledo”, relata Blanco Suárez.

En el edificio de la FLC del Polígono de los Campones trabajan actualmente unas 200 personas. La empresa ya ha anunciado que en septiembre se lleva todo el SAE a Toledo, por lo que quienes ahora se encargan de esta labor en Gijón se encargarían exclusivamente de la Atención al Cliente. “Si vas viendo todos los pasos, comprobamos cómo hay servicios relacionados con el Cliente que ya se han llevado a Toledo, por lo que sospechamos que, de aquí a los tres años que tenemos de contrato con Unísono, pueden trasladarse más”, remarca el trabajador del SAE.

Susana Martínez, del comité de empresa de Unísono, informa de que, a pesar de que la empresa asegura que no corre peligro ningún puesto de trabajo, “evidentemente, si Unísono se va quedando sin trabajo porque el cliente final, Liberbank, se lo quiere llevar, lo que va a pasar es que nos quedamos sin empleos en Asturias. Es preciso hacer algo para frenar la pérdida de empleos, ya que quienes estén con contratos de obra y servicio perderán el empleo cuando acabe la obra y a quienes sean indefinidos la empresa les puede ofrecer un trabajo, pero puede ser en Galicia, en Cataluña o en Colombia. Y con el sueldo que cobramos no creo que tengamos ni para el billete”.

“Hay una responsabilidad municipal respecto a estas cuestiones, en lo que se refiere a la concesión del edificio donde Unísono presta sus servicios en Gijón”, señala Nuria Rodríguez López, concejala de XsP responsable de Empleo, Hacienda e Igualdad. “Si hay deslocalización, lo previsible es que haya modificaciones contractuales, así que su preocupación está más que fundadada”, continúa.

Todo ello en un contexto de empleo en el que “se facilita la deslocalización por la altísima temporalidad de los contratos y porque tenemos, especialmente en sectores feminizados, contratos basura que permiten a las empresas hacer y deshacer a su antojo”, apunta la edil de XsP. “Esta situación es una muestra de la urgencia que tenemos para cambiar la legislación laboral: el PSOE tiene mucho que hacer a nivel estatal para dar un giro a la normativa laboral teniendo la perspectiva de género como elemento fundamental de transformación”, remarca Rodríguez López.