Las obras en las diferentes calles de la ciudad generan a menudo una parálisis en las mismas y molestias al vecindario, los viandantes y el comercio: pavimento levantado, vallas que van y vienen e itinerarios provisionales que cambian de un día a otro mientras se desarrollan las obras. Con el objetivo de minimizar estas molestias, Xixón Sí Puede (XsP) lleva al Pleno de abril una propuesta para que se estudie la implantación en Gijón de galerías de servicio subterráneas o conductos prefabricados polivalentes y registrables (CPPR) en toda nueva obra en las grandes avenidas y arterias estratégicas de la ciudad, así como en puntos claves de comunicaciones en el subsuelo, .

“Normalmente en las obras o el mantenimiento y reparación de las calles el caos por el desconocimiento de la ubicación de las redes (alumbrado, saneamiento, fibra óptica, gas…) en esas vías origina problemas y retrasos en las obras. Además, en cualquier renovación o cambio, se genera obra civil, con las consiguientes molestias al vecindario y el lucro cesante para el pequeño comercio, además del coste para las arcas municipales”, explica David Alonso, concejal de XsP responsable de Urbanismo y Medio Ambiente.

Para evitar todo esto, lo que ya existe en diversas ciudades españoles y europeas, como Vitoria, Madrid, Barcelona, París o Berlín, son galerías de servicios subterráneos: canalizaciones por las que circularían todas las redes de abastecimiento, electricidad, etc. “Proponemos que se estudie su implantación, en primer lugar, en las grandes avenidas de la ciudad donde hay obras pendientes, como Pablo Iglesias o Manuel Llaneza”, indica el edil de XsP.

Una objeción que se podría plantear a esta iniciativa es su coste, por lo que el grupo municipal también plantea que se valore una alternativa más económica, los conductos prefabricados polivalentes y registrables, estancos de hormigón donde van todas las tuberías y redes en paralelo a las vías, por lo que cada vez que hay que hacer obras o reparaciones de averías no es necesario levantar todo el asfalto y no se genera obra civil.

“Nada de esto existe ahora mismo en Gijón. Únicamente hay un pequeño punto de abastecimiento en la avenida de la Constitución y todas las redes están enterradas cada una por un sitio diferente”, apunta Alonso. Para caminar en esta dirección, XsP entiende que sería positivo aprovechar las obras que será necesario realizar con la implementación del Plan de Movilidad: “Esas obras deberían tener en cuenta ya esas galerías de servicios o conductos prefabricados”, remarca el concejal de XsP.

Su instalación en la ciudad, a pesar del coste inicial, supone ahorro en el medio y largo plazo por facilitar un mantenimiento de los servicios más ágil y barato y prácticamente sin interrumpir la actividad económica de los negocios o el tráfico rodado. Igualmente, cualquier nueva red tendría ya el espacio correcto para su ejecución.

“Todo esto, además, tendría un impacto en la recaudación de tributos por parte de los servicios patrimoniales y de tributos del Ayuntamiento, que en ocasiones no saben exactamente qué redes existen en el subsuelo o de quién son propiedad, y que sin embargo conllevan una serie de tasas por uso del subsuelo. De esta manera tendríamos cuantificado por dónde va cada red, de quién es cada una y la longitud de las mismas”, expone David Alonso.

Para el grupo municipal se trata de una apuesta para el futuro que permitiría reducir la obra civil y evitar los continuos problemas existentes con el mantenimiento viario y el retraso de las obras.