La Junta de Gobierno del Ayuntamiento de Gijón, en sesión extraordinaria, ha aprobado este viernesel convenio del Plan de Vías, fruto del acuerdo político del consistorio con el Ministerio de Fomento y el Principado de Asturias.

Un convenio que ha sido producto de unas intensas negociaciones que culminaron el jueves a las 23.00 horas y que recoge las modificaciones introducidas por el Ayuntamiento al acuerdo de julio de 2017 anunciado por el ministro:

  • Desaparecerá el puente de Carlos Marx
  • Tendremos una entrada a nuestra ciudad decente a través de un bulevar por la calle Sanz Crespo
  • La Avenida Juan Carlos I en su entronque con la Avenida Príncipe de Asturias ya no se “estrangulará” sino que seguirá siendo de doble carril
  • Habrá un paso peatonal a través de un parque entre el Polígono y Moreda, con ampliación del propio parque de Moreda

Por lo tanto desde el punto de vista urbanístico, el convenio recoge:

  • Estación intermodal con una nueva estación conectada con el metrotren, una estación de largo recorrido y un edificio de viajeros junto al Museo del Ferrocarril.
  • Nuevo aparcamiento subterráneo
  • Estación de autobuses
  • Cubierta sobre estación de largo recorrido
  • Supresión barrera ferroviaria que cubre de forma integral las vías hasta los cines de la calzada
  • Integración ferroviaria que une los barrios de Pumarin y Moreda
  • Urbanización de la zona (desdoblamiento Juan Carlos I y supresión del puente Carlos Marx)

Coste: 814 millones de euros

Adif asumirá 140 millones de euros y Gijon al Norte: 360 millones (Ayuntamiento, Principado y Ministerio). A esto hay que sumar 313 millones de euros para la puesta en marcha del metro tren y llevarlo hasta cabueñes, una cifra asumida por el ministerio de Fomento.

Planteamiento financiero:

Del coste total de 814 millones de euros al Ayuntamiento de Gijón le corresponden 90 millones de euros a asumir hasta el año 2024. Para ello estamos trabajando en la financiación con el Banco europeo de inversiones que garantiza largos periodos de amortización e intereses bajos.

Las aportaciones se harían a devolución del préstamo y no al ritmo de las obras. Por ello no se ponen en riesgo las futuras inversiones que quiera hacer el Ayuntamiento. En caso de que no se consiga la opción del BEI, se acordara con Adif limitar los desembolsos a un máximo de 6 millones de euros al año y Adif financiaria el resto si es necesario.

¿Si hay sobrecostes? 

Serian imputados al Gobierno del Principado lo relativo a la estación de autobuses y al Ayuntamiento la urbanización; y a Adif el resto.