A 3.00 horas de este martes, la Policía Local de Gijón detuvo en la calle Cataluña, ubicada en el barrio de Pumarín, a varón de 45 años de edad y vecino de Noreña acusado de un delito contra la seguridad vial.

El fue sorprendido realizando una conducción «totalmente anómala», motivo por el que se detuvo el vehículo. El conductor mostraba evidentes síntomas de embriaguez, resultándole difícil incluso mantenerse de pie. La prueba de alcoholemia a la que fue sometido arrojó un resultado q casi cuadriplicaba la tasa máxima permitida por aire expirado.