Un miembro de la Policía Nacional, que se encontraba fuera de servicio, detuvo este fin de año, sobre las 22:30 horas a al conductor de un turismo que circulaba de lado a lado por la avenida Príncipe de Asturias.

El infractor, un gijonés de 48 años de edad, cuadruplicaba la tasa de alcohol máxima según el test de alcoholemia al que fue sometido.