Saltar al contenido

XSP pide actuar cuanto antes para prevenir y erradicar los envenenamientos a perros

02/08/2017
Gijón

Ante la alarma generada por la aparición de diferentes casos de envenenamientos a perros en Gijón, desde el grupo municipal Xixón Sí Puede (XsP) ya se ha trasladado al equipo de Gobierno un protocolo para prevenir y actuar contra este problema, a raíz de la propuesta elaborada por el colectivo Fauna Urbana. “Sin embargo, a pesar de la preocupación ciudadana ante estos hechos, el Gobierno se está relajando en exceso en esta materia y urge que se tomen medidas concretas y que se tomen el tema en serio”, afirma Nuria Rodríguez López, concejala de Xixón Sí Puede.

Por su parte, Fauna Urbana ya presentó hace más de un año en el Ayuntamiento un proyecto integral en el marco de la creación de la unidad de la policía medioambiental en el que se contemplaba un protocolo antiveneno. En él se incluía una coordinación de las actuaciones de la Policía Local y el Seprona, organismo con competencia en venenos en el medio ambiente.

Carlos Solares, integrante de Fauna Urbana, explica que este protocolo ya está operativo en otras ciudades. “Hay que tener un comportamiento activo en este asunto, porque si nos relajamos cada vez irá a más y se crea una sensación de impunidad. Es necesaria una disuasión para que se vea que se hace algo y hay una respuesta”, indica Solares.

Una de las medidas fundamentales que se propone en el protocolo de Fauna Urbana es contar con un perro de detección que localice las sustancias envenenadas: “Tenemos una unidad canina ya en la Policía Local, por lo que no habría excusas para que uno de esos perros no estuviera entrenado para localizar los cebos”, explica el miembro de Fauna Urbana. Sí cuentan con uno de estos perros en Zaragoza, donde ni siquiera disponen de una unidad canina, que fue seleccionado desde el albergue en el que permanecía para ejercer esta función.

Uno de los problemas de no actuar, señala Solares, es que las personas que realizan los envenenamientos consiguen su objetivo, al generar alarma e inseguridad entre los dueños de mascotas si no tienen garantías de que en esas zonas no hay más sustancias peligrosas: “El perro de detección si aseguraría que la zona queda limpia y transmite al barrio el mensaje de que ahí ya no hay nada”.

Desde el grupo animalista de Podemos, se ha elaborado un dossier sobre los casos de envenenamiento en Gijón y se trabajó sobre el protocolo de Fauna Urbana para incluir en él las cuestiones que se consideraba que faltaban. “Nuestras propuestas fueron básicamente dirigidas a que se vallen y acoten las zonas para perros. Unas zonas que deberían estar limpias de matorrales para poder controlar a los perros y que en las áreas señalizadas para perros sueltos se recuerde en las señales que poner veneno es un delito penalizado y que se denuncien a la policía los casos que se encuentren”, expone Verónica Mejías, del grupo animalista de Podemos en Gijón.

Hasta el momento, el grupo animalista de la formación morada ha registrado desde 2013 unos 45 casos de de localización de cebos, sustancias y productos peligrosos para los perros en zonas verdes de la ciudad o envenenamientos de perros, casi la mitad, 23 o 24, en 2017, lo que sería indicativo de un repunte y una intensificación del problema.

“Urge que se ponga en marcha el protocolo con el que ya cuenta el Ayuntamiento lo antes posible, incidiendo especialmente en la prevención para que no se vuelvan a producir estos casos”, remarca Nuria Rodríguez López.

5/5 - (164 votos)
Configuración