Hasta ahora el Servicio de Protección Civil se prestaba desde una empresa privada llamada Vaema a través de un convenio con el Ayuntamiento de Gijón y una subvención de 150.000 euros.

A partir de ahora el servicio se prestará directamente desde el Ayuntamiento, en concreto desde las instalaciones de la Policía Local y bajo la tutela de Valentín Cuesta, bombero jubilado del Parque de Bomberos de Gijón en el que prestó servicio durante 39 años y fundador en el año 84 de Protección civil. Él coordinará, sin ningún tipo de remuneración, a todos los voluntarios y voluntarias que quieran continuar prestando este servicio o que se quieran unir al mismo.

Desde el ayuntamiento señalan que «llevamos meses analizando este tema y la decisión se ha tomado después de que llegaran tres informes en los que se desaconsejaba continuar con la empresa privada Vaema y se proponía la necesidad de un cambio de gestión del servicio. Los informes -de Intervención, del Cuerpo de Bomberos de Gijón y de la Policía Local- reflejan la imposibilidad de continuar con el servicio prestado dada la total descoordinación entre los medios materiales y humanos, el gasto de 60.000 euros en personal cuando el voluntariado es altruista, y la ejecución de gran parte de la actividad fuera del concejo de Gijón».

A partir de ahora el gasto será mucho menor, teniendo en cuenta que el gasto en toda Asturias es de 89.000 euros y en otras ciudades como Oviedo  la aportación es de 30.000 euros.

El gobierno muninicipal recuerda que «la seguridad en Gijón depende exclusivamente de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado: Guardia Civil, Policía Nacional y Policía Local. El servicio de Protección Civil está perfectamente regulado por ley, dedicándose sobre todo a cuestiones logísticas y siempre en coordinación con Policía Local y Bomberos de Gijón».