Gijón ha vivido durante este sábado su mañana más fría del invierno. Las estaciones de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) ha registrado una temperatura mínima de hasta 3,2 grados bajo cero. A pesar de estas mediciones, nuestra región no se encontraba entre las 17 provincias que están este sábado en alerta amarilla por bajas temperaturas.