La nochevieja de Gijón fue muy tranquila. Lo más destacable en cuanto sucesos fue una pelea protagonizada por varias personas en el centro, en el que uno de los implicados resultó herido con una rotura en el tabique nasal. El resto de incidencias no registraron mayor gravedad que el otro noche cualquiera de fiesta.