La Policía Nacional ha detenido a un hombre de 30 años, localizado en una sidrería el sábado por la tarde, por tener vigentes dos ingresos en prisión ordenados por Juzgados de lo Penal de gijón. Una vez identificado se comprobó que tenía pendientes el cumplimiento de dos condenas, una por atentado agente de la autoridad y otro por un delito de robo con fuerza. Además cuenta es su historial con antecedentes policiales por delitos de malos tratos.